Blog

  • Inicio
  • Noticias

PLAN DE INFRAESTRUCTURA PARA ESTIMULA LA ECONOMÍA INDIA

El Gobierno indio dio ayer luz verde a un masivo plan para crear infraestructuras por valor de más de 17.600 millones de euros, con el objetivo de impulsar la alicaída economía del gigante asiático, informaron los medios locales. La medida fue anunciada en medio de la mayor caída en casi dos décadas de la divisa nacional (rupia) respecto al dólar y de un pronunciado bajón en la Bolsa de Bombay, el principal selectivo indio.

Según la agencia local IANS, el ministro de Finanzas -Chidambaram- detalló que 1.762.720 millones de rupias (20.000 millones de euros) se destinanrán a 36 proyectos estancados en los sectores de petróleo, gas, electricidad, carreteras y ferrocarriles. De ellos, 18 proyectos se destinarán al sector energético, uno de los más vulnerables debido al déficit que arrastra el país.

El ministro afirmó que el país debe dejar de lado las diferencias políticas pues «necesita reformas» y «no restricciones«.

La economía india se ha sumido en una notable desaceleración desde hace dos años; el pasado curso fiscal 2012-13 creció a un 5% tras una década de aumentos cercanos a los dos dígitos y los pronósticos antes de la mitad del ejercicio actual son ya moderados.

El estancamiento ha ido afectando gradualmente a todos los indicadores macroeconómicos -inversión extranjera, producción industrial o exportaciones- y recientemente se ha unido a la delicada coyuntura una explosiva crisis en los mercados de valores y divisas.

La rupia registró este martes su enésimo mínimo histórico en semanas tras alcanzar la cota de las 67.23 unidades por dólar, acumulando una bajada provisional de casi tres unidades durante la jornada aunque finalmente cerró en 66.19 (1.88 puntos menos que en la apertura).

El Sensex-30, principal indicador de la plaza bursátil, cayó a su vez casi 590 puntos (un 3.18 %), empujado por la debilidad de la divisa nacional y la desconfianza que se ha instaurado en los inversores.

El Gobierno indio y el Banco Central han anunciado en las últimas semanas varias medidas para contener la caída de la rupia -desde mayo se ha depreciado un 23%-, entre las que figuran restricciones y aranceles a la importación de oro, y a las inversiones de ciudadanos indios en el exterior.

Estas iniciativas se suman a otras adoptadas por las autoridades previamente como la liberalización de algunos sectores de la economía para intentar atraer capital foráneo.

Las medidas no han conseguido de momento un efecto positivo y los analistas son pesimistas ante el futuro a corto plazo del país, al que la crisis actual le agarra en una posición vulnerable que podría golpear aún más a su crecimiento económico.

La celebración de elecciones generales en 2014, con un escenario abierto, contribuye -según los observadores- a aumentar la desconfianza interna y externa hacia la economía india y hacia la aplicación de algunas medidas liberalizadoras aprobadas.

Vía | CNNExpansión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *