Blog

Han pasado ya 20 años desde que el tren de alta velocidad llegó a España con su primer recorrido Madrid-Sevilla. La fecha escogida para el viaje inaugural fue el 14 de abril de 1992, coincidiendo con la Expo 92.
El modelo de tren Serie 100 alcanzaba una velocidad de 300 kilómetros por hora, que le permitía realizar el recorrido en 2 horas y 55 minutos . En la actualidad, las mejoras incorporadas han permitido rebajar el tiempo de viaje hasta las dos horas y 25 minutos.
Las obras de esta línea fueron cofinanciadas por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), con una ayuda que asciende a 267, 3 millones de euros, según confirmó el gestor de las infraestructuras ferroviarias Adif. Además, las nuevas tecnologías han permitido avances que eran inexistentes entonces en la red ferroviaria y que han permitido, por ejemplo, la conducción automática de trenes.
La llegada de la alta velocidad a España supuso una gran revolución, ya que hasta entonces el transporte ferroviario era considerado “impuntual y lento”. “Pasamos del concepto de tren correo a la tecnología de alta velocidad”, destaca Antonio Moreno, consejero delegado de Alstom Transporte España, grupo fabricante de los trenes.
Desde entonces, la red de alta velocidad en España ha experimentado grandes avances que la convierten actualmente en la más extensa de Europa y en la segunda del mundo por detrás de China. Cuenta con más de 2.600 kilómetros de vía construidos y con 23 ciudades conectadas por este servicio, según datos ofrecidos por Renfe.
‘SALTO’ EXTERIOR

En la actualidad, los retos de la tecnología AVE ‘made in Spain‘ pasan por consolidar su ‘salto’ al exterior, después de que el pasado año un consorcio de empresas públicas y privadas españolas se hicieran con el AVE La Meca-Medina, un proyecto valorado en unos 6.300 millones de euros, y el mayor logrado nunca en el exterior.

Dirigentes de distintos países han viajado a España para mostrar su interés por su AVE, entre ellos el Secretario de Transportes de Estados Unidos, Ray LaHood.

Adif, de su lado, ya colabora y asesora en la implantación de esta tecnología en decenas de países.

En el mercado doméstico, el principal reto del AVE es completar los corredores actualmente en construcción, sorteando los ajustes presupuestarios, con el fin de que este ferrocarril llegue al Norte del país y complete su conexión con Francia.

El objetivo último es que tras la próxima década, en 2020, la red alcance los 10.000 kilómetros, y que ya nueve de cada diez ciudadanos cuenten con una estación AVE a menos de 50 kilómetros

AVE MADRID – LISBOA
Algunos de los actuales proyectos de AVE en construcción han sido paralizados por la crisis económica. Uno de ellos es el que une las ciudades de Madrid y Lisboa. La parte española de las obras está pendiente de que se adjudiquen y aprueben los proyectos para algunos tramos, según declaraciones de un portavoz de Adif.
“Es cierto que hay tramos construidos y otros que necesitan de los permisos pertinentes para continuar”, aseguran en la empresa. En cuanto a la parte portuguesa, se ha paralizado la construcción de esta línea de alta velocidad por el momento a causa de la situación económica que está atravesando el país.

Vía | ep | elmundo.es

Más información | Adif

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *