Blog

  • Inicio
  • Ciudad

NUEVOS MODELOS DE CIUDADES Y PAISAJES SOSTENIBLES

NUEVOS MODELOS DE CIUDADES Y PAISAJES SOSTENIBLES
Mientras que los ingenieros y las compañías de energía desarrollan planes para la producción de energía alternativa que les permitirá a los humanos continuar manteniendo sus patrones de consumo, de otras maneras insostenibles, Steve Luoni ataca el problema de los recursos limitados desde un ángulo radicalmente diferente. Enfatizando la ciudad como ecología, o ecosistema, Luoni y sus colegas en el Centro de Diseño Comunitario de la Universidad de Arkansas lideran el movimiento hacia un diseños inteligente de paisajes urbanos que reducirán el consumo de energía y limitará el impacto del ser humano en el ambiente.

Luoni se enfoca en seis modelos de diseño que demuestran lo esencial de lo que él llama ecologías recombinantes, que son centros y paisajes urbanos que se caracterizan:

  • Urbanismo de las cuencas, o re-wilding (recuperar el mundo silvestre) a ríos y arroyos.
  • Diseños de autopistas sensibles con el contexto
  • Calles verdes y compartidas
  • Desarrollo orientado hacia el tránsito
  • Foresta urbana y, quizás lo más importante
  • Desarrollo de bajo impacto. 
Según Luoni, las ecologías recombinants ofrecen nuevas fomas de manejar la energía ya que requieren menos combustibles fósiles al recombinar medidas sociales y ambientales en el desarrollo económico. Resuelven problemas a través del uso de patrones urbanos y biológicos simultáneamente. Su diseño promueve auto-organización, surgimiento, resiliencia y formas productivas de retroalimentación entre el ambiente y la ciudad.  Hechas de manera apropiada, las ecologías recombinantes manejan el capital natural en la entrega de servicios urbanos y ambientales. Exactamente, ¿cómo se resuelven los problemas urbanos modernos –fuentes de polución no puntuales, pobre control de inundación y calidad del agua, erosión y alteración del clima- a través de patrones biológicos? En Campus Hydroscapes, un poyecto de regeneración  de cuencas de 2000 pies para el campus de the College Branch on the University of Arkansas, Luoni y sus colegas propusieron la restauración de las funciones ecológicas de un arroyo urbano que atraviesa por complejo atlético de la universidad.

Mientras que estructuras masivas, como el estadio de futbol universitario y la cancha de baloncesto, no pueden ser removidas, el equipo de diseño propuso “re-wilding” secciones expuestas del arroyo reintroduciento árboles y plantas nativos para estabilizar las orillas. También incorporarán un canal natural de rápidos-deslizamientos-remansos diseñado para controlar mejor la erosión y restaurar la anchura de la planicie de inundación, incluyendo las áreas de parqueo con superficies permeables, para mitigar la inundación y permitir que la naturaleza trate los contaminantes y otros químicos en el sitio. El plan también incluye un parque y áreas recreativas a lo largo del corredor ribereño.

El concepto de Campus Hydroscapes ejemplifica lo que los diseñadores urbanos y ecologistas llaman urbanismo de cuencas hidrográficas. Basado en ciencias ecológicas, el urbanismo de cuencas propone restaurar las funciones ecológicas, tales como el control de la erosión, el tratamiento de residuos y el secuestro de carbón, en áreas ribereñas a la vez que se crean redes urbanas de parques lineales, espacios vecinales abiertos e instalaciones peatonales.

Con la asistencia de la Agencia de Protección Ambiental, el profesor de ingeniería ecológica Marty Matlock y una firma local, McClelland Consulting Engineers Inc., el equipo de Luoni también está trabajando en Porchscapes, un vecindario asequible de 42 unidades en un terreno de 8 acres en el suroriente de Fayetteville. El proyecto es un ejemplo de desarrollo de bajo impacto, un tipo de desarrollo residencial o comercial en el cual el diseño de calles y los sistemas de agua lluvia son modelados al estilo de la naturaleza para manejar la lluvia localmente a través de una red de tratamiento vegetativo que mantiene el agua en el sitio. En contraste con la infraestructura convencional que simplemente transporta el agua lluvia a un punto simple a través de tubos, cuencas de drenaje, canaletas y alcantarillas y por lo tanto no ofrece ningún servicio ecológico más allá de la detención y el almacenamiento, el desarrollo de bajo impacto sostiene un estado hidrológico predesarrollado usando técnicas que infiltran, filtran, almacenan y evaporan el agua de lluvia. Esto se logra a través de una red continua de filtros de sedimento, filtros de caja de árbol, jardines de agua lluvia, biocenagales, cenagal, cuencas de infiltración y prados húmedos.

En Visioning Rail Transit en el noroccidente de Arkansas: Lifestyle and Ecologies, el centro de estudio que promociona apoyo político y de base para la construcción de un sistema de tren ligero, Luoni argumenta que el noroccidente de Arkansas puede ser un modelo nacional de crecimiento inteligente se la región moldea progresivamente su expansión basada en desarrollo orientado hacia el tránsito en lugar en lugar de buscar la expansión retroactivamente construyendo calles para alcanzar nuevos desarrollos en las márgenes de sus varias comunidades. Luoni enfatiza que la localización geográfica y los patrones de crecimiento de las ciudades de la región son ideales para el tránsito de un tren ligero.

Él no es el primer planeador en enfatizar que sólo sistemas de vías de camino fijos, tales como subterráneos o trenes ligeros, estimula a los desarrolladores a construir vecindarios caminables, de uso mixto. Tales sistemas optimizan la eficiencia de transportación de una región, generan revitalización del centro de la ciudad, disminuyen el consumo de tierra y energía y facilitan el comercio basado en vecindario más allá del supermercado de los suburbios.

Según Luoni, un sistema de transporte que incluya trenes provee mayor opciones de tránsito. Incrementa el acceso a poblaciones de alto tránsito mientras que reduce la congestión y los costos de transporte individual.
Los sistemas de trenes ligeros concentran la población, lo que disminuye el estrés de ser forzado  a llegar con más o diferentes fuentes de energía, dice Luoni. Estos sistemas funcionan más eficientemente como un sistema de transporte de pico de demanda. Los carros y los buses, como medios de transporte, distribuyen la población y no crean beneficios económicos y sociales.

Según Luoni, ver y diseñar la ciudad como un ecosistema facilitará menor consumo de energía y de tierra a través de soluciones novedosas que traerá consigo cretividad social y un sentido de lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *